¿POR QUÉ EL NOMBRE DE OBRADA?

 

La medida agraria no se unificó hasta el siglo XIX. Hasta entonces, cada reino, cada región y cada villa podían disponer de sus propias medidas para mensurar la tierra y los frutos agrarios.

Las medidas de superficie podían ser de longitud, de sembradura y de explotación. Las unidades más comunes en La Rioja eran la fanega, la yugada y la obrada. Las medidas de capacidad variaban conforme a los frutos medidos: La fanega para áridos, la arroba para la lana, la cántara para el vino, el veinte para la hilaza, la arroba para la lana, Etc.

Una vez presentados los diferentes sistemas de medición de La Rioja, se buscan las razones de su implantación, de su diversidad y, sobre todo, se equiparan los sistemas metrólogicos del antiguo Régimen con el sistema métrico decimal.

Nosotros hemos querido presentar a nuestros vinos, hechos con nuestras manos, con el nombre de obrada, que significa la medición de la superficie agraria por el tiempo del trabajo humano. Esta medida de explotación se utilizaba exclusivamente para el viñedo y designa la tierra un labrador podía arar con sus animales de tiro en una jornada.

Así usted podrá
reconocer nuestro producto
con esta identidad:
que irá acompañada de diferentes
ilustraciones hechas a mano
dependiendo de las diferentes
categorías de los vinos